Automatización con Robots Colaborativos: ventajas para la industria

Un robot colaborativo o cobot, es una solución de automatización y robótica industrial diseñada con la finalidad de que realice sus tareas en colaboración con los operarios, creando un espacio de trabajo seguro y más eficiente.

Los cobots se han convertido en los grandes abanderados de la Industria 4.0 porque son la mejor forma de crear fábricas inteligentes que se nutren de los avances de la tecnología, para que la robótica esté al servicio de los humanos e intervenga por su capacidad para optimizar procesos de producción.

Órbita y sus soluciones de robótica aplicada a la industria dan lugar a diversas soluciones con robots colaborativos capaces de trabajar en diferentes niveles de colaboración con los humanos, acorde al proceso productivo y las necesidades de cada sector. Pero siempre creando cobots cuyo diseño y características faciliten su puesta en marcha y el trabajo seguro, ya sea en estaciones con celda robotizada, de coexistencia, de tipo secuencial, de trabajo cooperativo o receptivo.

tipos de colaboración con robots industriales
Fuente: IFR, International Federation of Robotics

Aplicaciones de robots colaborativos para automatizar y optimizar procesos

La adaptabilidad de los robots colaborativos y de la programación robótica abren un mundo de posibilidades a la hora de aplicar cobots a procesos industriales y usar las ventajas de la automatización para optimizar procesos y crear plantas más seguras, eficientes y flexibles.

En concreto, el sector de la automoción es un gran ejemplo de casos de éxito en los que Órbita ha desarrollado soluciones robóticas con cobots de diferentes marcas, ante la necesidad de este sector de automatizar tareas peligrosas y repetitivas, con escaso margen de error.

Con la aplicación de cobots a plantas de automoción ha sido posible crear estaciones de apriete de molduras en las que 2 cobots UR-10e realizan un presionado controlado en un ciclo de trabajo de 70 segundos.

También se han implementado diferentes estaciones de atornillado en bloque motor. Se emplean cobots con atornilladores y si es necesario se dota con un sistema de cambio automático de vaso de atornillado que se adapta a las necesidades de montaje de cada bloque. De este modo, se emplean cobots que pueden realizar 2 o 3 tipos de atornillados con pares de apriete superiores a 37Nm, en ciclos de trabajo de 22 segundos y que operan en espacios sin barreras porque el cobot y su equipamiento auxiliar está diseñado para coexistir con los trabajadores.

También es común ver a robots colaborativos en estaciones de limpieza para eliminar el sobrante de materiales de pegado, mejorando el acabado de las piezas y la manipulación de productos abrasivos, en la creación de celdas de soldadura robotizadas, o en otras muchas tareas en las que los sensores incorporados en los cobots facilitan la detección y adaptación de la fuerza y velocidad de la tarea, según las piezas a manipular.

Ventajas de trabajar con robots colaborativos

Mejoras en la seguridad

Los robots colaborativos y su programación adaptada a cada estación de trabajo y nivel de colaboración permiten diseñar protocolos de seguridad en los que el cobot se para de forma automática, controla su velocidad o limita la fuerza y la presión con la que trabaja cuando detecta la presencia humana.

Las normas ISO 10218-1, ISO 10218-2 y la ISO TS 15066 proporcionan un marco regulador general para programar los límites de acción y regularizar las aplicaciones de los cobots según el nivel colaborativo.

Mejoras en la producción

El ámbito productivo es el que realmente disfruta de más beneficios, gracias a la optimización de procesos que se consigue con los cobots. Un robot colaborativo es una solución automatizada compacta, que precisa de poco espacio físico y su integración es muy flexible para poder reubicarlo en la cadena de producción.

Los cobots destacan por su versatilidad, por lo que pueden asumir una tarea nueva con una sencilla programación y configuración que llevan a cabo los propios operarios; por no hablar de las escasas tareas de mantenimiento que necesitan y la notable reducción de los tiempos de los ciclos de ejecución de tareas con el consecuente aumento de la productividad de cada turno de trabajo.

Mejoras financieras

La puesta en marcha casi inmediata de los cobots provoca que la solución robótica se comienza a amortizar nada más instalarla, con retornos de la inversión en periodos de 12 a 15 meses.

A pesar de la falsa creencia de que la robótica colaborativa solo es apta para grandes empresas, Órbita muestra las posibilidades de diseñar e integrar cobots según la capacidad financiera de cada empresa y la complejidad de las aplicaciones.

Invertir en gestión inteligente es el futuro de la industria y la mejor forma de crear plantas productivas completas, flexibles y que aprovechan al máximo las posibilidades de la tecnología para ser más sostenibles y competitivas. ¿Empezamos con tu proyecto de automatización?

Delegación Valencia
Pol.Ind. L'Alter, C/Dels Ferrers, 22
46290 Alcàsser, Valencia

Delegación Valladolid
Calle Acetileno nº7, Nave 2
Pol. Ind. El Carrascal
47012 Valladolid